22 noviembre 2014

TERAPIA DE LA LÍNEA DEL TIEMPO



La Línea del Tiempo trata es una representación espacial de la temporalidad. Usted y yo podemos imaginar que la vida, suya, nuestra o la de otras personas -- desde su nacimiento o concepción hasta la muerte --  es una línea sobre la que vamos avanzando con el tiempo.
 
De esta imagen surgen tres parámetros: el pasado, el presente y el futuro.

Siempre estamos en el presente, sin embargo, con la ayuda de nuestra imaginación podemos "retroceder" hacia el pasado o "avanzar", mucho más rápido que el tiempo, hacia el futuro.
 
El concepto de "Línea Temporal" establece una relación entre el tiempo y el espacio. Nuestro lenguaje está repleto de metáforas que hacen referencia a ese paralelismo: "Todo lo concerniente al pasado quedó atrás"; "el futuro se abre ante nosotros"; "por el camino de la vida"; etc. Richard Bandler (co-creador de la Programación Neuro-Lingüística, PNL) observó que esa forma de hablar corresponde a una codificación espacial del tiempo en nuestro cerebro, es decir, situamos las imágenes mentales de nuestros recuerdos en un determinado orden, que corresponde a la cronología de los acontecimientos de nuestra existencia.
 
 Hay dos tendencias principales. La primera consiste en ubicar el pasado detrás y el futuro delante, mientras que el presente se sitúa en el lugar que estamos. A esta forma se le denomina "asociado al tiempo" o "en el tiempo". La segunda tendencia consiste en considerar la línea temporal a distancia, situando generalmente el pasado a la izquierda (ver figura más arriba), el futuro a la derecha, y el presente más o menos enfrente. En este caso, se está disociado del tiempo.
 
Los individuos que están "asociados" al tiempo viven esencialmente en el presente y en el futuro próximo. Se interesan poco por el pasado pues no lo ven. Tienden a vivir "el momento" como les llegue y... ¡a llegar con retraso a una cita! Están tan metidas "en" sus cosas que carecen de perspectiva cuando juzgan una situación.
 
Las personas que están "disociadas" del tiempo se perciben como más frías. Planifican, reflexionan y, por lo general, son puntuales. Pueden tener tendencia a no dejarse llevar por el disfrute pleno del momento presente, ya que juzgan la situación o se encuentran ya más allá de ella. También se puede dar el caso de una Línea Temporal que sea una variante o combinación de ambas. Algunos sujetos poseen una línea que sube y baja, con una o varias curvas, que se enrolla sobre sí misma o que es circular. Tales variaciones son el reflejo de los períodos fuertes de la vida de esas personas.
 
 Como se podrá dar cuenta, la Línea del Tiempo de una persona refleja sus creencias y representa su vida. En consecuencia, resulta lógico recurrir a ella para conocer su pasado. Muchos de los "cambios" producidos  en terapia, por ejemplo (consciente o inconscientemente,) son el resultado de modificaciones en la experiencia subjetiva que el individuo tiene del tiempo.
 
 Una actividades delicada para un terapeuta que trabaja con la línea temporal de un individuo es la de conseguir extraer la "representación subjetiva" que la persona tiene del tiempo. Por otro lado, cuando un instructor (relator o facilitador) se haya inmerso en la dinámica de formación hablar de estos términos, de representaciones gráficas mentales, de maneras de visualizar, etc., es algo "normal" y corriente, pero cuando se trata de explicárselo a un cliente para que revele cómo se representa internamente el tiempo, no resulta una tarea fácil; particularmente podemos afirmarlo por experiencia propia.

Muchas personas en el mundo occidental, tienen una línea del tiempo “De Izquierda a Derecha” o de “Atrás hacia delante”. En el caso de la línea del tiempo de “Izquierda a Derecha” el pasado está usualmente a la izquierda en las personas diestras y a la derecha en las personas siniestras.

En la línea del tiempo de “Atrás hacia Adelante” las personas usualmente tienden a poner el pasado atrás de ellas. Las líneas del tiempo de “Abajo hacia Arriba” son escasas en el mundo occidental, pero extrañamente casi todas tienen esta línea del tiempo en el Japón –podría esto estar asociado a la forma de escritura japonesa?.

Para darnos cuenta de cómo pensamos y actuamos debemos darnos cuenta de cómo codificamos el tiempo. Para esto haz el siguiente ejercicio:
  • Piensa en cómo era tu desayuno hace cinco años
  • Piensa ahora en tu desayuno de hace una semana
  • Piensa en tu desayuno si fuera justo en este mismo instante
  • Piensa ahora cómo será el desayuno dentro de una semana
  • Piensa cómo será dentro de cinco años

Probablemente tengas una imagen de estos cinco ejemplos en forma de película o foto. ¿Cómo sabrías cuál es cuál? Mira las imágenes de nuevo y fíjate en las diferencias.
  • En qué espacio las ubicas (dónde mueves los ojos o la cabeza cuando piensas en cada una de ellas)
  • Qué tan brillante es cada una de las imágenes o qué tan opacas
  • Cuáles tienen movimiento o son fijas
  • A qué distancia están de ti y en qué dirección

Cuando contestes a estas preguntas sabrás cómo codifica tu mente el tiempo.
Checa estos ejemplos y piensa en ellos y en los que acabas de tener en el ejercicio anterior.

Pasado
-Distante y nebuloso: no es muy importante seguramente.
-Delante de uno: siempre está a la vista e influirá en nuestra vida.
-Detrás de uno: será difícil de ver y caeremos en los mismos errores.

Presente
-Frente a uno y muy grande: se disfruta el momento y se tiende a no planear.
-Sólo se ve el presente: aquí nos sentimos seguros probablemente con miedo al futuro o al pasado.
-Frente a uno, uniéndose el pasado con el futuro: no se disfruta el presente siempre pensando en lo que pasó o va a pasar.

Futuro
-Bien iluminado y enfocado: se planea bien y las metas se llevan a cabo.
-Al frente pequeño y gris: no hay metas ni planes pues no hay motivación.
-A la izquierda: sin movimiento igual que el pasado y poco motivante.

Lo bueno de saber cómo codifica cada uno de nosotros el tiempo, es darnos cuenta dónde está el problema de nuestras conductas muchas veces para poder modificarlas a través de modificar nuestra línea del tiempo y fluir más asertivamente.


Yo (BERNAL27) uso la terapia de la línea del tiempo combinándola con técnicas de PNL, EMDR, Gestalt y EFT, de ésta última, por ejemplo, la Reimpronta Matricial. Los recursos que uso son los que tenga a la mano en ese lugar y circunstancia. Haciendo uso de mi creatividad e intuición, además, obviamente, basándome en la forma y trayectoria que el paciente visualiza su línea del tiempo. 

La línea del tiempo se puede trabajar en terapia a través de visualizaciones y/o de dibujos y líneas creadas con diversos materiales en piso, tierra o pizarrón. Los límites son la congruencia de lo que como terapeuta implementes y facilites.


*DESCARGA paquete de extractos de libros y artículos sobre la terapia de la línea del tiempo:


*En esta dirección lee varios artículos relacionados con la Línea del Tiempo:


*FUENTES DE INFORMACIÓN:
-“Cambiar tu mente para cambiar tu vida…y conserva el cambio. Nuevas submodalidades en PNL”. Steve y Conirae Andreas
-“PNL y la Imaginación”. Rupert Weearth.
-“Gestalt de Vanguardia”. La terapia de la línea del tiempo. Vicens Olivé en libro de Claudio Naranjo.
-“El Método Silva de Control Mental”. José Silva.
-“PNL y Chamanismo. El vuelo del águila”. Helmut Krusche.
-“Terapia Gestalt y líneas de tiempo en regresión”. Jean-Marie Robine
-“El Aprendiz de Brujo 2”. Alexa Mohl.
www.aprenderpnl.com
http://soluciones.con-pnl.com
http://pnlnexos.jimdo.com/herramientas/l%C3%ADnea-del-tiempo/
http://www.inspirulina.com/linea-del-tiempo-en-pnl.html
http://estrategiaspnl.com/la-interpretacion-del-tiempo/2/
http://pnlnexos.blogspot.mx/2009/06/el-concepto-de-linea-del-tiempo.html


*VIDEOS:

08 octubre 2014

LA MUERTE NO EXISTE



ÓSCAR DE LA BORBOLLA, poeta y novelista mexicano, nos deleita con esto:

La muerte es el reflejo de un grito frente a un hueco
Es este verso amargo
Y aquel lucero hundido

Cuando la lluvia vuelve profundas las aceras
Y en silencio se mueven mis orillas hacia un lejano dios
Pienso en el pez que vuelve sobre sus pasos por mis venas
En las horas errantes que la noche me cierra
En las fechas gastadas cuando jugaba a ahorcarme
Con cordones de seda
En el bocado tóxico y en tu silueta anémica

Pienso en aquel momento
Me mirabas atenta
y parecías despierta

Cuando la lluvia lame estas calles desiertas
Y me inclino a mirarte al fondo de mi amnesia
Y me asomo en el hueco dejado por tu ausencia
Mi aliento empaña el vidrio que separa
Tu interminable grito y mi conciencia.





*IADC: VARIANTE DEL EMDR PARA DUELOS POR MUERTES

Durante muchos años el Dr. Allan Botkin ha estado tratando pacientes del Veteran’s Administration Hospital en Chicago con una nueva técnica que él ha llamado Comunicación Después de la Muerte Inducida o IADC (abreviatura de Induced After Death Communication en inglés). IADC es un tratamiento que el Dr Botkin ha perfeccionado para ayudar a sus pacientes, mayormente veteranos de la guerra de Vietnam, quienes sufren de PTSD (post-traumatic stress disorder). Esta terapia se basa en inducir un estado de REM (Rapid Eye Movement) manteniéndose la persona despierta. Cuando se alcanza ese estado, los pacientes reportan poder ver y conversar con seres queridos fallecidos o compañeros de armas muertos en combate. Como resultado de esta terapia, con solo una o dos sesiones que duran minutos, los pacientes muestran una clara mejoría y se sienten como si un gran peso hubiera sido quitado de sus hombros. Adicionalmente el temor a la muerte desaparece en pacientes tratados con IADC.

La visión ocurre durante el sueño REM. Al mismo tiempo, ayuda a los pacientes a ponerse en contacto con las emociones básicas relacionadas con su dolencia.
La terapia, denominada “Comunicación inducida con el más-allá” (Induced After-Death Comunication – IADC) provoca que los pacientes vean a sus seres queridos fallecidos y se comuniquen con ellos y, ocasionalmente, también con sus enemigos ya muertos.

En la terapia IADC se pide a la persona que está sufriendo por la muerte de alguien que durante los movimientos oculares se centre directamente en la tristeza.

Según Botkin, muchos pacientes en duelo experimentan tres emociones: culpa, rabia y tristeza. Descubrió que la culpa y la rabia solo servían para proteger al paciente de su profunda tristeza y comenzó a presionar a sus pacientes para ir directamente a su tristeza de fondo, puenteando la culpa y la rabia. Comprobó también que los pacientes respondían mejor cuando, tras una sesión de movimientos oculares, cerraban los ojos. Al centrarse en la tristeza la culpa y la rabia desaparecían. 

Una sesión típica de IADC conlleva que el paciente ve a la persona fallecida,  que ésta le comunica que todo va bien y que no hay motivo para afligirse. En muchos casos, el fallecido aporta información desconocida previamente para el paciente. El terapeuta trabaja con personas de todas las creencias, incluidos ateos y escépticos. Al final, la mayoría de los pacientes superan su dolor. Botkin está razonablemente seguro de que los muchos pacientes que se han beneficiado de la terapia no sueñan, ni imaginan, ni fantasean ni alucinan, pero prefiere no especular sobre si los pacientes entran realmente en contacto con el mundo espiritual.



En resumen, hemos sido capaces de eliminar el componente de revivir sus recuerdos. En los casos en que se produjo la experiencia receptiva con el fallecido, he proporcionado un conjunto adicional de los movimientos oculares sin proporcionar ninguna instrucción específica para el paciente. Este conjunto adicional de los movimientos oculares indujo esta experiencia natural. Los movimientos oculares adicionales mejoran lo que ahora llamo el "modo receptivo."

Más información aquí:

 
*En sesión de terapia grupal el 29-octubre-2014 en mi lugar de trabajo (una cárcel), que titulé 'La Muerte y la Vida', facilité los siguientes puntos:

1.-Como introducción se facilitó la expresión de creencias propias de cada participante (15) sobre la muerte y la vida. Retroalimentando y reflexionando sobre la diversidad de creencias y el respeto que merecen estas, además de que son cambiantes a partir de nuevas experiencias significativas.

2.-Después de respiración rítmica y relajación mental, los participantes cerraron los ojos y los guié para que se concentraran en un ser querido ya fallecido a quien extrañaran mucho en ese día o días previos. Se les enfatizó que se enfocaran en la tristeza que sentían sobre él y no en la culpa o enojo que pudiera haber. Simultáneamente al guiarlos, con mis manos creo un sonido bilateral al impactarlas alternadamente en el piso. Nota: Este segundo punto está inspirado en el método IADS del Dr. Allan Botkin,que surge como una variante del EMDR. Se hace la respectiva retroalimentación y algunos hacen figuras sobre aspectos específicos con sus seres queridos, variando la intensidad de lo experimentado, incluyendo cuatro que aseguraron lo sintieron muy real como si estuvieran platicando en vivo con su familiar. 

3.-Lo siguiente fue que, con los ojos cerrados, visualizaran su calavera en un espejo durante varios minutos, detectando sensaciones, emociones y pensamientos sobre lo mismo. Luego la respectiva retroalimentación.

4.-Formados en filas espaciadas, con los ojos cerrados, los dirigí en una visualización que consistió en imaginar que a su izquierda estaba La Muerte, y a la derecha La Vida, estando atentos a lo que apareciera representando lo dicho, ya fuera imágenes, sensaciones, voces o cualquier otro estímulo. Luego de que clarificaran lo descubierto en cada lateralidad lo integraron en un aplauso, volviendo a estar atentos en lo sucedido con dicha acción. Después, les mencioné brevemente el significado del lado izquierdo (lo femenino, las diosas, las vírgenes, la madre, y lo que implica aceptar o rechazar esto) y del lado derecho (lo masculino, los dioses, los santos, el padre, y lo que implica aceptar o rechazar esto). Por último se retroalimentó lo experimentado.

5.-Finalmente, se realizó una ronda de comentarios finales y retroalimentación, entendiendo ésta como el enfocarse en el aprendizaje significativo, de qué se dieron cuenta, qué mensaje obtienen, qué les impactó más, y a qué se comprometen con el ser querido fallecido que fue el objeto de su atención. Y se invitó a sesión individual a los que quisieran profundizar en sus experiencias.


*En el libro intitulado Gottesgedanken (Divinas reflexiones), de Bert HELLINGER, escribe:

Hitler: Algunas personas consideran que tú eres inhumano,
como si nadie jamás hubiese merecido tal calificativo.
Veo en ti lo mismo que veo en mí mismo,
es decir, a un ser humano con padre y madre, y con un destino extraordinario.

¿Acaso así te vuelves más grandioso o más pequeño?
¿Eres mejor o peor?
Porque si tú eres más pequeño, entonces yo también lo soy.
Si tú eres mejor o peor, entonces eso soy yo…
¿Me es permitido amarte, entonces?
Así, no puedo sentir lástima por ti pues tu ascenso y tu caída poseen su origen en una misma causa que es la mía. Yo la venero en ti de igual manera que en mí mismo, y me rindo ante todo lo que ella trajo para mí, cual de la misma forma ella lo haya traído para cualquier otro ser humano.

*Es decir, habla de lo que proyectamos nosotros en Adolf Hitler y que a muchos les asusta reconocer esa parte oscura que todo ser humano tiene, hayas matado o no.



Vida y muerte

(Continúa Hellinger): La vida es aquí masculina, la muerte femenina. ¿Qué sucede con nosotros, si en nuestro sentimiento ambas pueden llegar a ser una unidad?
Nuestra vida se serena y se completa. La vivimos cara a cara con la muerte. Entonces también la muerte se completa a su tiempo.

Cuando una persona se siente irresistiblemente atraída por los muertos, se puede hacer un ejercicio muy simple con él. Se le pide que cierre los ojos, que lentamente se centre en su interior, y que, después, vaya más allá de ese centro, volviendo lejos, a los muertos que le atraen. Una vez llegado allí, se echa a su lado, esperando que algo le llegue de ellos, sea lo que sea. Él lo recibe en su interior hasta sentirse colmado. Después, nuevamente se pone en camino para volver de los muertos a los vivos, hasta llegar a su centro, y aún más hacia arriba - y abre sus ojos. 

 Muchos vivos quieren ir con los muertos. Pero cuando los vivos respetan a los muertos, éstos vienen a ellos - y se muestran afables. Vienen y, a alguna distancia, están presentes con afabilidad. (Bert Hellinger).


*DESCARGA paquete de un libro “TANATOLOGÍA DEL SIGLO XXI Y GESTALT”. Además de dos libros de Kubler Ross:







*LOS NIÑOS Y LA MUERTE. Elisabeth Kubler Ross
Descarga libro completo aquí: http://bibliotecadealejandria.jimdo.com/app/download/4052578551/LIBRO+-+Kubler-Ross,+Elisabeth+-+Los+ni%C3%B1os+y+la+muerte.pdf?t=1272922165

LA MUERTE NO EXISTE. SIXTO PAZ

*"Muerte es sinónimo de cambio y metamorfosis en un universo dinámico de transformación continua. La muerte no existe realmente como el final último de la vida, porque es simplemente un paso más, un cambio de traje, una purificación e iniciación a manera de investidura hacia estadios superiores".


Todo cuanto se le asigna al individuo o se permite que le ocurra, aun lo más violento, está dispuesto para ayudarlo en su superación. Precisamente dependiendo de cómo enfrente la vida y las dificultades, o cómo haga uso de las facilidades que se le presenten, dependerá su avance y crecimiento espiritual.


Ante la pregunta ¿por qué hay que morir?, primero tendríamos que preguntarnos: ¿por qué y para qué vivimos? y si todo es aprendizaje, ¿un aprendizaje de qué y hacia qué?, ¿elegimos o fuimos elegidos?, ¿Somos el producto del azar o de un destino predeterminado?, ¿Cuál es el propósito de la vida más allá de la supervivencia de la especie?. Buscando respuestas, tendríamos que hacer una inmersión dentro de cada uno, en el archivo de la memoria universal, es decir, en el ADN y en la energía donde está todo el conocimiento y la sabiduría acumulada. Hemos venido a conocer y a ser conocidos, que es lo mismo que decir que podemos y debemos recordar y reconectarnos con nuestra esencia. Si uno no muriese, si no tuviéramos un plazo, no valoraríamos la oportunidad que nos concede la vida para llegar a darle su justo valor a las cosas y a los procesos. Todo tiene un sentido y un propósito y también, todo tiene un tiempo y un margen para ser realizado. Cada plazo, como cada vida, es una oportunidad de realizarlo de tal o cual manera; la vida es de por sí una aventura de crecimiento en conciencia y la muerte el plazo que tenemos.


¿Hemos tenido alguna participación en la decisión sobre nuestro nacimiento y sobre lo que será nuestra vida?. Los "señores del karma" o "guardianes del destino" (que son unas entidades espirituales que rigen los nacimientos y encarnaciones), son los que asumen la condición de nuestros padres espirituales, dictaminando las circunstancias en las que vendremos a la vida, hasta que nuestro avance evolutivo nos permita negociar o decidir las condiciones de cada existencia. “A mayor avance evolutivo, mayores serán nuestras posibilidades de intervenir en la programación de nuestras existencias”.


La vida es una experimentación. Si uno sale reprobado en tal o cual aspecto -por así decirlo-, deberá repetirlo hasta que lo supere, lo cual podría ocurrir en una existencia o en varias; pero no es un castigo sino una nueva oportunidad. El propósito de la ley del karma no es hacer sufrir a nadie sino el crecer en conciencia y aprender para enseñar. Todos tenemos que pasar por todas las experiencias humanas, todos tenemos un destino, que es parte de la programación que ha sido dispuesta y que tiene previsto cuándo naces y cuándo te mueres; pero se puede modificar, nada es inamovible. Todo puede variar dependiendo del nivel de conciencia que desarrolles y de cómo enfrentes la vida.


Pero, ¿A qué podría deberse el gran temor que se le tiene a la muerte? - Todo se debe al olvido del que somos víctimas al momento del nacimiento y por haber dejado de lado las leyes universales o no haber recibido la información sobre las leyes que todo lo regulan. El recordar y mantener la consciencia es sinónimo de madurez de consciencia, si recordáramos y mantuviéramos conscientemente las leyes universales, entre ellas la del karma o causa-efecto, comprenderíamos por qué es tan importante no descuidar nuestro proceso individual. 

Tengamos presente que la muerte es una vieja conocida y amiga y para nada nuestra enemiga, por cuanto es parte natural del proceso de la vida, de la que hemos aprendido mucho y muchas veces. No hay nada que temer. Nada llega antes si uno no lo busca.
¿y por qué olvidamos nuestras vidas pasadas? porque no podemos vivir dos vidas a la vez; ¿cómo podríamos desenvolvernos en esta vida, sabiendo que en otra fuimos otra persona y tuvimos otras relaciones?.

Como el tiempo realmente no existe y más bien está sujeto a formas mentales, dependemos de la dimensión de conciencia que vayamos obteniendo producto de la mejor o peor respuesta que demos a los estímulos externos e internos, para avanzar en las existencias. Una mayor o menor vibración es interpretada por los guardianes del destino como base para establecer el tiempo de vida de alguien, el espacio de vida temporal necesarios para que transcurran y se den las circunstancias adecuadas como para que dicha persona pueda crear a su alrededor la ambientación propicia para conocerse a sí misma y superarse. La existencia es tanto más valiosa cuanto más útil sea para darnos cuenta del sentido de las cosas y poder ser útiles a los demás.

Todo en la vida es una cuestión de actitud; lo que para una persona pueden ser grandes trabas y limitaciones, para otra puede ser un reto o una gran oportunidad para desarrollar sus capacidades. Cuanto más tratemos de huir de ciertas responsabilidades más veces volveremos a ellas, nada ha sido dejado al azar, por algo estamos donde estamos, en el lugar y con las personas con las que convivimos y convenimos previamente.

(LOS GUÍAS EXTRATERRESTRES A SIXTO PAZ).

Para mayor información consulta el libro o el video de este tema que el contactado extraterrestre Sixto Paz tiene:

*Libro completo “La Muerte No Existe” (y otros libros del mismo autor): http://www.solidfiles.com/d/709a978828/spazw.rar



*Video sobre extractos de la conferencia“ La Muerte No Existe”:


*Película "EL CIELO ES REAL": *Película basada en informaciones que Chico Xavier recibió de seres espirituales,sobre lo que nos espera después de la muerte: